El Credo de la Mandrágora

Las palabras tienen poder; los actos también.
Tus decisiones volverán a ti.
Vive como quieras; actúa como debes,
con perfecto amor y perfecta fe.
Si "no hacer daño" es tu guía,
mantén a tu lado fe y sabiduría.
Las respuestas que buscas se hallan
en los sagrados espacios y en la tierra
en donde los dos mundos se juntan, y dan a luz
Fuego, Aire, Tierra y Agua.

jueves, 2 de enero de 2014

LA MANDRÁGORA Y SUS PROPIEDADES MÁGICAS







La Mandrágora y sus propiedades mágicas
La mandrágora es una de las plantas con mayor fama tanto dentro como fuera del mundo esotérico. Crece en climas cálidos y es conocida tanto por su toxicidad, como por sus grandes propiedades curativas.
En el mundo esotérico se la ha valorado desde siempre y no ha pasado desapercibida su semejanza con la figura humana tal y como atestiguan sus representaciones en numerosos manuscritos medievales. Estas comparaciones se han visto reforzadas por las diferencias existentes entre la mandrágora macho y la mandrágora hembra.
Todo ello ha hecho que su empleo en rituales mágicos de todo tipo sea algo indiscutible y también le ha hecho ganar la existencia de creencias de aquellos que han querido ver, en esta planta, un símbolo del mal, tanto por su toxicidad como por su apariencia. 

La Mandrágora en el mundo esotérico mágico
En el mundo esotérico la Mandrágora se usa para la protección contra las fuerzas del mal, como potenciadora del poder personal, el coraje y el amor.
Para trabajar con la Mandrágora una buena forma de hacerlo es a través de la construcción de perfumes, esencias o colonias de la misma, de forma que su aura nos envuelva beneficiando a nuestro ser con sus virtudes.
Sirve también para purificar velas y limpiar las manos después de las imposiciones y para purificar en los rituales etc.
Por su parte, el aceite de Mandrágora es especialmente usado para ungir velas, velones, preparación para trabajos de magia, figuras etc.

Donde crecen las Mandrágoras
Esta planta crece en los bosques sombríos, a la vera de los ríos y arroyos donde la luz del sol no penetra. Su raíz larga y gruesa (generalmente dividida en dos o tres ramificaciones) de color blanco que se extienden por el suelo, sus hojas de color verde oscuro, sus flores son blancas con un ligero tono púrpura, su fruto es muy parecido a una manzana y con un olor muy desagradable y fuerte (fétido). 

La leyenda de la Mandrágora
Dice la leyenda que todas sus raíces se transforman en hombrecitos, y de dedican a favorecer al dueño de la planta. El que tiene la suerte de tener de una raíz de mandrágora en forma de hombrecito (no todas las raíces tienen esa forma) se dice que al momento de arrancarlas grita, y que el grito mata a quien intentar arrancarla. Por eso para arrancarla y seguir con vida se hacía lo siguiente: Cavaban hondo alrededor de la raíz hasta ponerla en descubierto, (mientras no se intente arrancarla no hay peligro), ataban una cuerda a la raíz y el otro extremo de la cuerda al cuello de un perro, y a cierta distancia se llama al perro para que acuda el perro tira de la cuerda y la raíz al gritar mata al perro, así el dueño de la planta la utiliza para su beneficio propio y no muere. 

La Mandrágora en la medicina antigua
En la medicina antigua las hojas de la mandrágora hervidas en leche se aplicaban a las úlceras; la raíz fresca se usaba como purgante y macerada y mezclada con alcohol, se administraba oralmente para producir sueño o como analgésico en dolores reumáticos, y ataques convulsivos. En tiempos de Plinio se empleaba como anestésico dándole al paciente un pedazo de raíz para que la comiera antes de una intervención quirúrgica.

La Mandrágora en la Biblia
En la Biblia, Raquel la mujer de Jacob, pidió a Lea la otra esposa de éste las Mandrágoras que el hijo de ella recogió en el campo, a cambio cedió a Lea el derecho de pasar la noche con su marido Jacob. Según la Biblia dice que Raquel era estéril y creyó que esta planta la ayudaría a tener hijos.

Como encontrar Mandrágora
Hoy en día la Mandrágora es una planta prohibida tanto en España como en Europa, sus frutos son venenosos y sus hojas alucinógenas.
Por otro lado se siguen cultivando con fines médicos y esotéricos. Hoy en día, en tiendas esotéricas podrás encontrar el aceite de mandrágora, la esencia de mandrágora o la raíz seca de mandrágora que se puede usar como talismán y para la magia siendo productos legales y autorizados.


No hay comentarios:

Publicar un comentario